LlamaWhatsapp
psicologia de adultos

¿Qué es la psicoterapia de adultos?

La psicoterapia es un tratamiento que tiene como objetivo cambiar pensamientos, emociones y conductas. Al igual que ocurre con la psicoterapia infanto-juvenil, el tipo de psicoterapia que realizo se llama "cognitivo-conductual", centrado en los adultos destaca por ser especialmente útil para aprender a gestionar las emociones (como la ansiedad y el estrés) así como para afrontar diferentes circunstancias vitales en las que no solo se abordará como cambiar las circunstancias si no que se centrará en como las personas nos construimos una manera de hablarnos a nosotros mismos y una manera de interpretar las situaciones que nos daña y nos dificulta lograr nuestros objetivos.

¿Qué dificultades trata la psicoterapia de adultos?

La psicoterapia va dirigida a intervenir o prevenir trastornos y dificultades psicológicas. Los trastornos son conjuntos de síntomas, características o condiciones psicológicas (e incluso físicas) que afectan el desarrollo adecuado de la persona a nivel emocional, social y/o individual. Las situaciones y/o trastornos más comunes por los que se suele solicitar asesoramiento y realización de la terapia son los siguientes (haz click en ellas para leer más):

Trastornos de ansiedad

La ansiedad, los nervios y el estrés pueden ser sensaciones normales en el trascurso de diferentes situaciones, pero estas sensaciones se pueden extremar e intensificar hasta el punto de generar malestar o limitaciones en las diferentes áreas de la vida. La ansiedad puede manifestarse de manera muy diversa, ya sea con síntomas físicos (vómito, taquicardia, palpitaciones, hormigueo, opresión en el pecho, falta de aire, náuseas...) y/o psicológicos (inquietud, sensación de estar en peligro, inseguridad, sensación de vacío...) así como todos estos síntomas se pueden expresar de forma repentina y muy intensa (por ejemplo con un ataque de pánico) o de manera más generalizada (como el Trastorno de Ansiedad Generalizada), así como también puede manifestarse en forma de cambios somáticos (dolores, pérdida de cabello, tics, etc.) 

Trastornos depresivos

Generalmente, hablar de depresión se suele asociar a la experimentación del sentimiento de tristeza. Si bien es cierto que la tristeza caracteriza en parte a los trastornos depresivos, estos no se caracterizan únicamente por la presencia de tristeza. La tristeza es una emoción natural y que podemos experimentar en multitud de ocasiones. La depresión lleva asociada otros sentimientos como la apatía, la desgana, el cansancio y la indefensión. Es un conjunto complejo que se diferencia de la simple experimentación de tristeza y que puede variar en función de la edad y el contexto vivido. Estos sentimientos suelen interferir en la vida laboral, familiar y social, genera cambios en los patrones de sueño, etc. Se mantiene en el tiempo y las personas que lo experimentan suelen pensar "yo no soy así", no se reconocen ya que cambia la manera de actuar, sentir y pensar que tiene la persona habitualmente. Es importante en estos casos realizar la terapia psicológica.

Problemas de relación

Los problemas de relación pueden ser de diversos tipos, generalmente hablamos de relaciones de pareja y los conflictos que puedan surgir de dicha relación. Frecuentemente, las parejas (ambos o de manera individual) pueden necesitar ayuda para poder sobrellevar, cambiar y mejorar las diferentes circunstancias que aparecen en el curso de la relación. Como es lógico, cada persona que forma la relación es diferente, ésto significa que tiene su propia manera de pensar y actuar, por lo que construir un proyecto de pareja requiere comprensión, empatía y voluntad de diálogo y consenso. Es natural que aparezcan conflictos pero, ya sea por problemas de comunicación, convivencia, problemas sexuales, situaciones traumáticas, dificultades económicas, etc. los conflictos se pueden intensificar y enquistar. Es en ese momento en que una ayuda psicológica puede ser de utilidad. Con la ayuda de un terapeuta que pueda ejercer un rol neutro, objetivo y imparcial y la dirección fijada en la creación de diálogo, voluntad y consenso, así como con la realización de técnicas concretas y específicas adaptadas a cada caso, se puede llegar a mejorar una situación que en un primer momento podía parecer irresoluble.

Trastorno obsesivo-compulsivo

El Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC) se caracteriza por la presencia de pensamientos intrusivos (es decir, pensamientos que nos vienen a la mente, que son desagradables, que desearíamos no pensar y que cuesta mucho que marchen) y acciones o comportamientos que se realizan para evitar estos pensamientos (compulsiones).
Por ejemplo: pensar que estoy sucio, sentir asco o miedo a contaminarse por la suciedad y/o microorganismos y limpiarse las manos o otras partes del cuerpo persistentemente para evitarlo o prevenirlo, hasta el punto de poder llegar a hacerse heridas en la piel de tantas veces que se han limpiado.

Trastornos alimentarios

Los dos Trastornos de la conducta alimentaria más conocidos son la Anorexia nerviosa y la Bulímia nerviosa. El primero de ellos, la Anorexia, consiste en la restricción de los alimentos hasta provocarse un bajo peso, inferior al mínimo saludable, asociado a un miedo inteso a ganar peso y alteraciones en como percibe la persona su propio peso.

Por otro lado, la Bulímia, es la realización de atracones de comida llevados por la impulsividad y la compensación del atracón a través de métodos inadecuados como el vómito autoprovocado.

 


 

Otras terapias